miércoles, 25 de febrero de 2009

Crónica de un director anunciado




El día 23 de febrero, un día después de mi cumpleaños, en la escuela, mis alumnos de primer grado realizaron una fiesta en el salón; los padres de familia se habían puesto de acuerdo para cooperar y estar conmigo presente. Llevaron gelatinas, refrescos, confeti ... y un pastel. La verdad me la pasé muy excelente: jugamos un rato en el patio y tuvimos la oportunidad de ver un video mientras comían... al final uno de los niños se acercó para darme un obsequió de todos los niños por mi día (otros me obsequieron cartas)... Al final del día escolar, despedía a los niños agradeciéndoles el detalle y sobre todo el amor y cariño que sentían hacía mí...
El día 24 no asistí a clases por motivos de salud. Eran casi las ocho de la mañana cuando avisé a la escuela que iba a faltar. Siempre que falto me da tristeza porque mis alumnos no les gusta que yo no asista.
Eran casi las 13:00 hrs. cuando recibí una llamada telefónica para avisarme que al día siguiente, 25 de febrero, (miércoles), me presentara en otra escuela con el cargo de Director del plantel. Por supuesto que fue una llamada poco común. Aunque recordé que la invitación no era nada nueva (creo que ya han pasado poco más de seis o cinco años de la primera ocasión).

A finales del año pasado, en una fiesta infantil se me hizo la invitación y quizás me tacharon de indeciso (pero díganme quién está preparado para dar una respuesta si en esos momentos piensas en dónde se romperá la piñata o a qué horas empieza el espectáculo infantil).

Ahora, esa llamada era para hacer cumplir una orden de una autoridad superior: "Rubén se presenta mañana a la escuela" Quiero platicarles que es muy difícil dejar de ser profesor durante quince años; y más cuando no había pasado por mi mente ser Director. E sta vez acepté la invitación (¿u orden?).
Por la tarde del 25, me refugié en los libros y me acordé de uno que me habían obsequiado el Instituto San Mateo en una ocasión en la cual fuí invitado por la Directora del preescolar, la profesora Juana Cecilia, a dar una conferencia a los maestros del plantel. El libro era de Miguel Santos Guerra titulado Yo me educo, tú me educas, el cual habla sobre su experiencia de su primer año como director de un plantel de una manera la cual nos tiene acostumbrado. Después, ese mismo día, leí un texto de Howard Gardner titulado la Escuela Inteligente, y hace unos instantes re-leí el libro de Fullan titulado El cambio educativo. Todos ellos creo que para iniciar esta aventura me serán de gran utilidad.
He pensado sí el tomar un cargo como director es alejarse del aprendizaje de los alumnos. Si , sí quienes optaban por dirigir una escuela de primaria no querían ser maestros frente a grupo; yo quiero seguir siendo maestro, nutrirme de los alumnos: de sus risas, de sus expresiones, de sus dudas, de sus agredecimientos, ¿eso cambiará? ¿quién le dirá a mis alumnos que ya no estaré más con ellos?

Eran las 7:50 del día 25 de febrero, cuando llegué a la escuela en la hora indicada, y al no ver a mi jefe inmediato, pensé en que hubo un error o me equivoqué de día y más cuando ví llegar a la (todavía) Directora. En eso llegó mi superior.
Después de su actividad física, 8:30 de la mañana, al frente de todos los alumnos casi 600 (y 20 maestros), hizo el protocolo de despedida de la directora y la bienvenida de su nuevo director. La directora saliente agradeció a sus alumnos y reconoció la labor de los docentes. El director entrante rechazó la invitación de dar ¿un discurso? Recordé un artículo en mis años de estudiante en la normal donde se hablaban de los famosos mitos de la vida cotidiana en las escuelas. No, no dí discurso alguno.
La tarea no será fácil, y más cuando las leyendas urbanas dicen que esa escuela tiene el record de haber sacado a las últimas directoras ya sea por padres de familia o por los profesores.
Eran las diez de la mañana, revisé las instalaciones, me presentaron al personal de apoyo, a las maestras de USAER.
Después me presenté grupo por grupo. Ahora lo veo distinto cada profesor tiene su estilo diferente, los ambientes eran totalmente distintos. Salón por salón me presenté con cada maestro, y me atrevía a ser un comentario con la mayoría de ellos. En uno de los últimos salones me presentaron una maestra y ví con nostalgia que estaba trabajando con el libro de lecturas de primer grado.. me atreví a decir que estaban viendo la lectura del "gallito" alusivo al dibujo del libro que yo ví... al voltear la maestra me miró... como que no me escuchó... la volví a mirar y me miró esta vez a los ojos y me dijo con una voz totalmente seria (y retadora): "- la lectura se llama A que te pego..."




domingo, 22 de febrero de 2009

¿Educar en casa?




Al inicio del ciclo escolar me habían dicho que mi grupo de primer año iba a ser de 35 alumnos (al menos así lo permitiría el sistema); sin embargo, el primer día, sin ser sorpresa, llegaron 40 alumnos. A la fecha tengo 44. El tema, no obstante, no es la cantidad de alumnos, sino les quiero platicar de un alumn@ que fue de los últimos en integrarse al grupo. Curiosamente es uno de los pequeños con mejor rendimiento académico. Se integró pasando los dos meses. La lógica es: que debió estar en otra escuela mientras sus padres realizaban los trámites para cambiarlo de plantel. Lo curioso es que durante ese tiempo no estuvo en ninguna escuela. En cambio, fue en casa donde sus papás le enseñaron.

Quizá el tiempo es relativo, ya que hay alumnos que pueden no asistir a la escuela (por más tiempo inclusive) por enfermedad; pero en este caso el pequeño no sabía ni quién era su maestro o maestra, ni su escuela; no tenía ningún referente.

El primer día que llegó el alumn@, la verdad me sorprendí y les externé mi preocupación a los padres de que el pequeñ@ no haya asistido a la escuela durante ese tiempo.


Finalmente no le afectó. Pero qué tan conveniente es que los padres (sin ningún conocimiento sobre didáctica) enseñaran en casa y con sus propios recursos , en lugar de profesores.


Como saben esta práctica es totalmente legal en Estados Unidos (home schooling); y cada vez hay más padres que la practican (más de un millón de alumnos). ¿México estaría preparado?

jueves, 12 de febrero de 2009

TIC... ¿TAC?


A la fecha todavía hay personas que consideran que la educación en línea está lejos de tener los mismos márgenes de rigor disciplinario que una clase presencial; y por supuesto están lejos, pero la educación en línea creo que no le interesa alcanzar esos márgenes ni mucho menos sustituirla como algunos piensan. La riqueza de ambas son fundamentales. La Educación en línea llega, como cuarta generación de las TIC, para cubrir las necesidades actuales de la población en su formación profesional.
Anteriormente existía un margen para ser educado y formado... ahora se entiende que no se educa para la vida sino durante la vida (es decir, la educación es permanente); y en ese sentido se requiere de una modalidad educativa para aquellas personas que difícilmente podrían regresar a una institución con un horario establecido.
Es ahí donde entra las TIC, las tecnologías de la información y de la comunicación: como ejemplo tenemos las diveras plataformas que emplean recursos característicos de las TIC como el internet, videoconferencias, chats, foros, el correo electrónico, wiki, entre otros; pero ¿sólo es necesario eso? Hace poco unas alumnas me platicaban sobre un Colegio de prestigio en México que había iniciado un poyecto para generar licenciaturas en línea, ellas participan en la elaboración de la carrera de pedagogía (a decir vedad, sin un diseño instruccional) y que la orden que tenían era generar actuividades y evaluaciones que evitaran la participación permanente del asesor, sólo se le iba a solicitar para calificar las actividades...
Desafortunadamente esto sucede cuando quienes dirigen una institución sólo lo ven como negocio.
Este ejemplo sirve para ilustrar cómo se hace uso exclusivo de las TIC; recientemente se ha abordado la idea de que educar en línea necesariamente debe ser colaborativo, formar redes o comunidades durante el lapso de un curso en línea. De ahí que sea necesario hacer uso de las TAC, o sea, Técnicas de Aprendizaje Colaborativo, donde todos los involucrados sean relevantes, el diseño instruccional debe fomantarlo; ya que no se trata de provocar que el estudiante se encuentre "sólo" frente a una pantalla; sino que estará frente a ella pero acompañado de sus compañeros y de un tutor o asesor en línea, cuya función será la de mediador.
Las TAC, cada vez hacen acto de presencia en el diseño instruccional en cursos, diplomados y asignaturas.

lunes, 2 de febrero de 2009

Televisión, Educación y Democracia


Existen diversos medios para educar. Desde el más antiguo, mimiético, hasta el más sofisticado, como el internet. Por tradición encontramos a la escuela como un medio (acreditado); otro más, ha sido la televisión, medio que desde siempre ha sido criticado por su contenido audiovisual. En varios foros se ha expuesto que la televisión está lejos de educar, y que su función vital es entretener. Lo complejo de este asunto es indagar cómo entretiene y hacia qué. En un modelo conductista, se percibe que la televisión genera conductas (deseadas y no)...
Este fin de semana, viendo la televisión (o entreteniendóse un rato) ha aparecido una cortinilla anunciando que durante tres o seis minutos veremos anuncios del IFE y de los partidos políticos; y por si esto fuera poco, mencionan que los espots estarán hasta el cinco de julio -en cifras más dramáticas nos faltan por ver y oír 23 millones de espots en televisión y radio-. Pero, ¿cuál es objetivo de estos segmentos? ¿generar conciencia en cuanto a la democracia? ¿quién lo motivó?
¿la reciente ley electoral? Dudo que pasar seis o tres minutos en televisión sean suficientes para generar conciencia democrática -y de qué manera. Y todavía más con frases futuristas como: "...próximamente te diremos cómo", o " ... que mejor hubiera sido votar por... "
De inmedato pensé en que todo era organizado y planeado por el IFE y los partidos políticos; aunque también supuse que era una simple percepción personal. No obstante, hoy lunes apareció en diversos medios impresos un desplegado por el IFE, señalando que el tiempo por cada día, destinado para los partidos y para el IFE seguía siendo el mismo (30 minutos), y que las interrupciones abruptas (esto si es nuevo: nunca un partido de futbol se había interrumpido por comerciales del IFE, ¡y que durarán seis minutos!) habían sido exclusivamente programadas por las televisoras ¿pleito?
De hecho en tv azteca la cortinilla inicia "Lamentamos..." como si ellos no hubieran sido culpables de dicha situación.
Si se pretende acercar a la gente al IFE, creo que esto no será posible, a nadie le gusta que su espacio de entretenimiento le digan que lo lamentan pero es necesario; ¿la democracia es lamentable?
Pues quienes hayan tomado esta decisión, han dado un golpe duro a la formación democrática en nuestro país.

Sociedad del conocimiento

Una escuela en la nube. Sugata Mitra

Fullan

José Antonio Fernández Bravo

Bernie Dodge

¿Cómo lograr que sus alumnos recuerden?

Más inteligente que la empresa para la que trabajas

Emilio Tenti Fanfani

Tecnología

El valor de educar

Diez años

Diez años

Clase a la inversa

Conectivismo. Conferencia

La gestión educativa para el siglo XXI

Isac Asimov. La tecnología en la escuela.

La práctica docente como profesión

Santos Guerra. Tiempos revueltos

Andrés Oppenheimer. Conferencia Educación

Juan Ignacio Pozo

Jean Piaget

Conferencia Juan Delval. Retos de la educación democrática para el siglo XXI

Del curriculum al aula. Orientaciones y sugerencias para aplicar la RIEB

Educación y Fernando Savater

8 ideas clave Calidad de la práctica educativa

Ser maestro de educación básica. Dr. Díaz Barriga

Educación Básica

Web 2.0

Francesco Tonucci. ¿Cómo puede ser la escuela para el mañana?

Juan carlos Tedesco

Transformar la práctica educativa

Edgar Morín

Alvin Toffler y la educación

Martín Barbero

El desarrollo profesional de los docentes en la era internet

César Coll y TICS

Perkins, David. ¿Qué cosas valen la pena enseñar y aprender hoy?

Paradigma del sistema educativo. Sir Ken Robinson

Las escuelas matan la creatividad

Constructivismo Pedagógico

Desde el 16 12 09

free counters
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.